En el entorno natural del parque acuícola existe una  gran  cantidad y variedad de peces, crustáceos y moluscos que   penetran de forma natural en las instalaciones acuícolas.  La baja densidad de peces en los esteros  hace que junto a los peces cultivados prolifere esta diversidad de formas de alta calidad nutritiva que son aprovechadas por los peces cultivados para complementar su dieta de alimentos naturales. Los piensos utilizados  son los  más completos en su composición  y los de  mayor  calidad y valor nutritivo,  siendo  sus únicos componentes harina de pescados y vegetales obtenidos de forma sostenible.

Los esteros simulan los caños mareales de los estuarios de los ríos, que son lugares muy utilizados por las distintas especies cultivadas en las granjas como zona natural.
La renovación de agua en los esteros se realiza mediante el riego continuo las 24 horas del día de unos 12.000 litros de agua por segundo, obteniendo una perfecta circulación del agua de acuerdo a las necesidades de cada uno de los esteros, lo que permite una alimentación natural del pescado.